Feminismo Liberal vs. Feminismo Radical


3e4bf5e6e400da3c512737d20519952e

El feminismo siempre luchó contra la cosificación de las mujeres, contra la erotización de la violencia, la pornografía, la prostitución, por considerarlas lacras del machismo más antiguo, que convierten a las mujeres como colectivo en mercancía susceptible de ser comprada, vendida y maltratada, base sociocultural sobre la que se sustenta el pensamiento machista que aún hoy sufrimos.

La principal corriente ideológica que puso estos hechos sobre la mesa fue el Feminismo Radical. Las feministas radicales tenían claro que la supuesta libertad individual de algunas mujeres de auto cosificarse a través de los medios y la cultura, afecta negativamente y a nivel colectivo a todas las mujeres en su totalidad (“Mi libertad termina donde empieza la de los demás”, Jean Paul Sartre), convirtiéndonos a todas a través de los medios y de la normalización cultural, en objetos susceptibles de ser prostituidos, violentados, acosados, abordados y juzgados públicamente (como en el acoso sexual callejero).

El feminismo radical, al igual que ahora, no era popular y no gustaba, principalmente porque cuestionaba frontalmente los privilegios masculinos. Pero en los 60, con la llegada de la liberación sexual y el amor libre, el lobbie del sexo (mafias y proxenetas) aprovechó la coyuntura del destape y la liberación de la mujer para infiltrarse en el movimiento feminista, apropiarse de su discurso, tanto dentro del movimiento feminista (creando sindicatos y grupos de presión políticos y mediáticos para la defensa de las putas y la prostitución, como Hetaira hoy día,  liderados y creados casi todos por hombres en su comienzo) como desde fuera (los medios y la cultura: prensa, cine, series, pornografía, literatura…) con el fin de convertir las lacras más viejas del patriarcado en subversivas, modernas y libertarias.

El lobby del sexo se apropió de los términos y del lenguaje feminista para tergiversarlo y modificarlo en su propio beneficio, como por ejemplo, cambiando el término con el que el feminismo se refería a la prostitución y a la pornografía: “esclavitud sexual”, por “trabajo sexual”, con la intención de dignificar y normalizar una de las esclavitudes más viejas de la Historia, y poner así a las masas de su parte. 

Sobra decir que lo consiguieron.

pib-drogas-prostitucion

Ellos ganaron, el discurso misógino y neoliberal triunfó, se puso de moda, incluso acumuló y sigue acumulando adeptos entre el sector masculino, mientras que el feminismo matriz fue silenciado y vilipendiado por los medios hasta convertirlo en insulto, en algo con lo que nadie quiere ser asociado, al igual que hicieron con el comunismo o con todo aquello que ataca los intereses del poder.

14681766_1001625199962954_5167405312486399386_n

@MordaZia Lesiva, Facebook

El neoliberalismo sexual se asoció con el patriarcado y ganó. Y estas chicas de las que habla  MordaZia Lesiva, son las generaciones que nacieron tras esta alianza criminal (patriarcado y capital), ellas asumieron como propio el discurso del feminismo neoliberal, conocido como “feminismo liberal” como verdad absoluta e incuestionable, como algo moderno y transgresor, cuando la realidad es que es más viejo y arcaico que los dinosaurios. Y en contraposición, las feministas que seguimos luchando contra la raíz del patriarcado y sus representaciones en todas sus formas, pasamos a ser feminazis, moralistas, puritanas, castradoras, anticuadas, abolas, TERFS, y una larga lista de insultos. Nos vendieron el mismo lobo con distinto collar y lo compramos. Para que luego digan que el lenguaje no construye ni afecta a la creación de nuestra realidad. Un plan perfecto.

Algo muy similar ocurrió en España con la transición, la mayoría de personas nacidas en la maltrecha “democracia” que vino tras ella no son conscientes de la lucha, sudor y sangre que se derramó para conseguir los derechos sociales que durante largo tiempo disfrutamos. En sus cabezas reina el pensamiento neoliberal e individualista promovido por los medios del poder, y mamado desde la cuna. Por eso les ha sido tan sencillo manipularnos para despojarnos de muchos de esos derechos sin prácticamente resistencia por parte de la ciudadanía.

Ahora la fuerza se ejerce desde las mentes, no sólo a través de la fuerza física, que también la usan cuando es necesario, sino principalmente a través de los medios de manipulación masiva, pero ya no hace falta entrar con tanques y fusiles en ciudades y casas, sino inducir a la población a que “elija libremente” todo aquello que interesa a quienes tienen la sartén por el mango .

Con el feminismo ocurrió lo mismo. Las mujeres a las que se refiere MordaZia, creen que la libertad individual de cosificarse, prostituirse y plegarse a los deseos del patriarcado es sinónimo de una libertad auto elegida e inalienable, pero no se paran a pensar o analizar que hemos sido educadas para ello y que es ahí donde nos quiere el patriarcado.

Nos han educado para que creamos que es nuestro derecho y libertad plegarnos a los privilegios masculinos, sin ser conscientes, o sin que a muchxs les importe, con tal de beneficiarse de ciertos privilegios, de que esa libertad individual afecta a la mitad de la humanidad, a la libertad colectiva de todas las personas mujeres que no eligieron ser prostituidas, cosificadas y vendidas como género y clase en los medios y en la cultura.

Dichos factores, contribuyen a que se siga normalizando la violencia contra nosotras, y sobre todo, a que se quite el objetivo de mira del verdadero problema: la desigualdad de género, económica y social de fondo, y que en su lugar, se normalicen formas patriarcales de sobrevivir en éstas desigualdades sin que nada cambie.

Además, esa representación mediática y masiva de nuestro género, no solo fomenta, sino que ES en sí misma violencia; Violencia simbólica, que es la que hace que, entre muchas cosas, como los innumerables daños psicológicos que provoca,  casi el 99% de las mujeres tengan problemas de autoestima a distintos niveles. Algo que se hace imprescindible para que hayamos aguantado, y sigamos aguantando, mil formas de violencia, y para que no reclamemos el respeto y la igualdad que por nuestra mera condición de seres humanas nos pertenece.

Ana Aguilar, para Plataforma Anti Patriarcado

Anuncios

Acerca de ADMINISTRADORAS

Hacemos activismo por los derechos humanos, especialmente en el área de igualdad/feminismo y derechos de lxs niñxs, donde llevamos colaborando más de 13 años abarcando temas como; violencia y desigualdad de género, violaciones, sexismo, masculinidades, trata de personas con fines de explotación sexual, abuso infantil y pederastia, así como salud sexual y psicología con perspectiva de género. Esperamos que el blog les resulte interesante. Podéis mandar comentarios o sugerencias a: plataforma.antipatriarcado@gmail.com Nuestra página de facebook es: https://www.facebook.com/PlataformaAntiPatriarcado?ref=hl ¡Saludos!
Esta entrada fue publicada en Igualdad. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Feminismo Liberal vs. Feminismo Radical

  1. Isabel dijo:

    Excelente soy radical hasta la muerte .

  2. Gonzalo dijo:

    Muchas gracias por esta página tan buena, se agradece la difusión de ideas que ayudan a eliminar los vicios de este sistema de mierda.
    Por otro lado, ¿que opinan sobre este artículo?,
    http://themexicantimes.mx/perrea-contra-el-patriarcado/
    yo no tengo una postura tan “flexible” como la que aparece en el, pero me gustaría saber la opinión de ustedes
    Un abrazo

  3. Pingback: Flaco favor le hacemos al feminismo, qué le vamos a hacer… ;) | Plataforma Anti Patriarcado

  4. Carlos dijo:

    Gracias por ayudar a pensar

  5. Aroa dijo:

    Me encanta! Yo nací feminista y ya desde muy pequeña ya tenía dudas y preguntas a muchos porqués de la sociedad y el entorno donde me criaba (como por ejemplo, porqué se asigna siempre el apellido del padre primero y no el de la madre).
    Ahora estoy estudiando la carrera de Psicología y noto en muchas asignaturas cuánto machismo se nos ha implantado. Justamente hace poco estudié (y retomando un poco el tema final de la entrada) que en la infancia la autoestima de lxs niñxs evoluciona por igual y de la etapa de la adolescencia a la adultez, la autoestima de los chicos es más elevada y aumenta a medida que progresan hacia la edad adulta, mientras que la autoestima de las chicas es más pequeña y disminuye a lo largo de la adolescencia. Esto deja claro el mundo en el que crecemos las mujeres. Me da mucho coraje y mucha indignación.

    Espero que seamos más mujeres las que nos unamos al verdadero feminismo: a la verdadera igualdad! y que vayamos abriendo los ojos por fin. Yo debo daros las GRACIAS con mayúsculas, porque durante mi adolescencia y juventud he estado confundiendo el feminismo con el feminismo liberal e igual que en mi infancia, seguía con dudas y preguntas que el feminismo liberal me creaba. Gracias a vosotras he resuelto esas dudas, he descubierto un nuevo mundo y he acabado de construir en mí esa identidad feminista que tenía, aunque aún me quede mucho por aprender. Eso sí, se me hace más difícil (¡¡aún!!) vivir en este mundo, porque ahora, aunque ya no me sienta loca al ver machismo en todos lados, veo más machismo que antes, he corregido y sigo corrigiendo conductas y palabras machistas y sexistas adquiridas con la sociedad (y no solo en mí, sino en las personas queridas de mi entorno también jaja), y ya no me hacen reír esas series, programas y películas que antes me hacían reír, incluso he dejado de ver algunas, A pesar de ello, gracias de nuevo 🙂

    Siento mi extensión, pero después de un año siguiéndoos, necesitaba decíroslo.

    Un fuerte abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s